El amor, es sólo una cuestión de la soledad que en el punto de la desesperación, puede exonerar la necesidad de la masturbación, y, por supuesto, al momento de dar lo que no tenemos; el tiempo nos demuestra que sólo somos la esencia de lo que no podemos ver, e por tal, Sí! somos eso– amores con sólo cuestiones del tiempo.

– Katherine Dahiana Ramos.
20 de Agosto del año 2011